Empresas

Kelley deja Coca-Cola, va ante Starbucks

El fichaje de Brian Kelley en Green Mountain es una pérdida para la firma, dice Patricia Sellers; los retos para el nuevo directivo es la competencia con Starbucks y subir el precio de la acción.

Por: Patricia Sellers |
Miércoles, 21 de noviembre de 2012 a las 14:17

NUEVA YORK — Brian Kelley, quien fue nombrado CEO de Green Mountain Coffee Roasters este martes, es una gran pérdida para Coca-Cola.

Reclutado en 2007 por el CEO de Coca-Cola, Muhtar Kent, Kelley ha sido pieza fundamental en el giro comercial de la empresa de bebidas más grande del mundo.

Esforzado y discreto ejecutivo con un currículo estelar (dirigió Lincoln Mercury para Ford para después servir en General Electric y Procter & Gamble), Kelly era CEO de SIRVA, una compañía de 3,700 millones de dólares, antes conocida como North American Van Lines, cuando Kent lo descubrió.

Kelley inicialmente encabezó el negocio de bebidas no carbonatadas de la compañía:  agua, tés, jugos y bebidas deportivas. Luego se le encomendó la integración de las operaciones de embotelladoras en Norteamérica que Coca-Cola compró a Coca-Cola Enterprises por 12,300 millones de dólares. Cuando entrevisté a Kent para el artículo "The New Coke" de la revista Fortune en la primavera pasada, el CEO elogió a Kelley por lograr la integración más rápido de lo esperado.

Hasta hace poco, Kelley había sido director de suministro de productos, a cargo de la cadena de suministro para Coca-Cola Refreshments, la unidad de negocios que la compañía opera en Norteamérica. La firma planeaba ascenderlo a presidente de Coca-Cola Refreshments el 1 de enero.

Kelley no estaba contemplado para ser el próximo CEO de Coca-Cola, quizá ésta la razón por la que deje a su antiguo empleador para irse al negocio del café.

En Green Mountain, con ingresos de 3,600 mdd el año pasado, el ejecutivo tal vez enfrente un reto aún más difícil que la reactivación del gigante refresquero, que ingresó 46,500 mdd el año pasado.

Green Mountain se ha visto afectada por cambios cupulares, investigaciones de la SEC (Comisión de Bolsa y Valores), disputas con inversionistas, y la feroz competencia de Starbucks. Green Mountain vende la marca Keurig de cafeteras de dosis individual, un negocio que Starbucks está tratando de conquistar.

En los dos últimos años, el valor de las acciones de Green Mountain se triplicó con creces, y desde entonces se derrumbó por debajo del nivel que tenía.

Mientras tanto, las ganancias de Coca-Cola y el precio de las acciones han aumentado de manera sostenida bajo la batuta de Kent. Y el inminente realineamiento gerencial aclara el panorama sucesorio del director ejecutivo.

Un aspirante a suceder a Kent como director de Coca-Cola había sido el jefe de América Latina, José Octavio "Pacho" Reyes, pero ahora planea retirarse en marzo de 2014.

La salida de Reyes deja dos candidatos principales: Uno de ellos es Steve Cahillane, de 47 años, reclutado por Kent de Labatt USA, donde fue presidente hasta 2007.

Cahillane actualmente dirige Coca-Cola Refreshments, la unidad doméstica que se suponía que Kelley lideraría. En enero, Cahillane se encargará de América en su conjunto, tanto Norte como Sur.

La primavera pasada, Kent describió a Cahillane como un operador que no se distrae con tonterías, que se mantiene alejado de la política corporativa (algo que envenenó a la Coca-Cola pre-Kent). "A la gente le gusta trabajar para Steve", me dijo Kent.

El otro candidato para suceder a Kent es Ahmet Bozer, quien al igual que él nació y se crió en Turquía. Bozer, de 52 años, encabeza el grupo Coca-Cola en Eurasia y África. En enero, será ascendido para supervisar todas las operaciones internacionales fuera de las Américas.

Kent no tiene la intención de retirarse pronto. El jefe de Coca-Cola cumplirá 60 años el 1 de diciembre y la compañía no tiene una edad de jubilación obligatoria.

Además, el consejo directivo está encantado con lo que Kent ha logrado desde que asumió el timón el 1 de julio de 2008.

La primavera pasada, cuando le pregunté al director del consejo Barry Diller (CEO de IAC) cuánto  tiempo les gustaría que Kent permaneciera, me respondió: "¿Qué tal hasta el 2040? Cada año luce más joven".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BSJ