ALERTA »  La Bolsa mexicana avanza más de 4% impulsada por la Reserva Federal de Estados Unidos

Black Friday, con menos compradores

La lenta recuperación económica y el temor por el abismo fiscal en EU desalientan las compras; aun con menos consumidores se esperan 21,000 mdd en ventas, una cifra mayor al año pasado.

Por: Emily Jane Fox |
Jueves, 22 de noviembre de 2012 a las 15:29

NUEVA YORK — A pesar de que las tiendas estadounidenses hacen todo lo que está en sus manos ofreciendo descuentos y abriendo sus puertas más temprano que nunca el día de Acción de Gracias, se prevé que menos personas acudan a las ventas del llamado Black Friday.

Se estima que 147 millones de personas planean comprar este fin de semana, por debajo de los 220 millones del año pasado, según la asociación gremial del  comercio minorista National Retail Federation (NRF).

Para muchos estadounidenses, es difícil que las compras navideñas sean una prioridad en un año en que el "precipicio fiscal" y la lenta recuperación económica están causando una intensa preocupación. Están menos dispuestos a gastar libremente ante la inminente amenaza de tener que pagar impuestos más altos una vez que termine el año, cuando expiren los recortes fiscales de la era Bush.

Además, muchos compradores en el noreste de Estados Unidos siguen lidiando con las secuelas del huracán ‘Sandy', lo que ha distraído a residentes y comerciantes por igual de la preparación de la época navideña.

Con el estado de la economía y el presupuesto para las fiestas en la cuerda floja, los expertos dicen que es difícil atraer a la gente con ofertas del Black Friday. Otros compradores tal vez aguarden a mejores ofertas más adelante en la temporada.

"Los consumidores siguen aplazando las compras hasta que sea absolutamente necesario comprar o sientan que no hay mejores ofertas a la vista", afirma Robert Passikoff, fundador y presidente de la consultoría de investigación de marca Brand Keys. "La gente está esperando cada vez más y más para obtener los mejores descuentos, para que su economía mejore, para los cupones de productos electrónicos".

El bombardeo de las ofertas navideñas comenzó tan pronto como septiembre, con tiendas como Toys R Us, Wal-Mart, Kmart, Target y Best Buy ofreciendo incentivos como sistema de apartado, igualación de precios y aplicaciones móviles.

Las tiendas también se apresuran para ser la primera en abrir sus puertas para esta gran temporada de ventas.

Según la información de hoy, Toys R Us y Wal-Mart serán las primeras en abrir sus tiendas a los cazadores de gangas a partir de las 8 p.m. de este jueves, 22 de noviembre, en una hora en que algunas personas apenas están comiendo el postre tras cenar pavo.

Ese horario es más precoz que el del año pasado, cuando la tienda de juguetes abrió a las 9 p.m. y Wal-Mart a las 10 p.m. Target abrirá a las 9 p.m., mientras que el año pasado lo hizo a la media noche. Los almacenes Macy's abrirán a medianoche y JC Penney a las 6 de la mañana del viernes.

Tradicionalmente, el Black Friday o Viernes Negro marca el inicio de la temporada de compras navideñas cada año. Las tiendas consideran que es el momento más importante del año, pues pueden generar hasta el 40% de sus ventas anuales en el período de noviembre-diciembre.

Aún cuando se espera que un menor número de compradores acudan a las tiendas, algunos expertos predicen que las ventas serán fuertes. De acuerdo con MasterCard Advisors SpendingPulse, que calcula las ventas totales minoristas en Estados Unidos a través de todas las formas de pago incluyendo efectivo y cheques, la edición 2012 del Black Friday podría superar los 21,000 millones de dólares en ventas, más que los 19,300 mdd de 2011.

Además, la asociación gremial NRF se ha equivocado con sus estimaciones en el pasado. El año anterior previó 152 millones de compradores, y al final concurrieron 220 millones.

Otros analistas opinan que, si bien las personas son más cautelosas con sus gastos, su confianza es mayor de la que ha sido en los últimos años.

"Este año podríamos volver al nivel pre-recesión de ventas al por menor", augura Hana Ben-Shabat de la consultora AT Kearney. "Hay una mayor sensibilidad respecto a los precios y se comparan más, pero al final, la gente compra lo que quiere comprar. Es una realidad muy diferente a la de 2008".

Al mismo tiempo, muchos minoristas están siendo criticados por sus tempranos horarios de apertura, ya que significa que los trabajadores del sector no podrán celebrar Acción de Gracias con su familia. Más de 40 peticiones han sido colocadas en Change.org pidiendo a tiendas como Sears, Target, Wal-Mart y Kohls "devolver el día de Acción de Gracias a las familias".

En Wal-Mart, un grupo de trabajadores planea realizar una protesta el Viernes Negro, lo que podría convertirse en una desagradable experiencia de compras para las personas que acudirán a las tiendas de la mayor cadena minorista del país.

Wal-Mart señaló que los manifestantes representan sólo un puñado de sus 1.3 millones de empleados, pero los organizadores de las protestas previstas dicen que más de 1,000 actividades se han planificado a nivel nacional.

El apoyo a las manifestaciones ha aumentado conforme se aproxima el Black Friday. Más de 30,000 personas han pulsado el botón "Me gusta" en la página de Facebook de la organización manifestante y ésta ha recogido más de 60,000 dólares para apoyar a los trabajadores que participan en el paro laboral.

Para los compradores apasionados del Black Friday como Joni Crothers, nada se interpondrá en su misión de ‘shopping'. El año pasado, Crothers adquirió bienes valorados en 10,000 dólares pagando solamente 2,000 dólares. Luego donó todo lo que compró a familias locales necesitadas.

 "Necesitamos una manera de estirar nuestro dinero lo más rápido y lo mejor que podamos, y es increíble la cantidad de dinero que puedes ahorrar", comenta.

Los juguetes y la electrónica son usualmente el mayor atractivo para los compradores del Viernes Negro. Toys R Us dice que ya ha registrado un desabasto de los juguetes de moda esta temporada. Mientras tanto, Best Buy, Target y Wal-Mart está ofreciendo fuertes descuentos en productos electrónicos como iPads y televisores LCD.

Si acaso la posibilidad de conseguir una ganga no es suficientemente atractivo, para muchas personas el frenesí del Black Friday es una tradición a la que no están dispuestos a renunciar, señala Trae Bodge, editor de RetailMeNot.com. En su opinión, para algunas personas hay algo cautivante en esperar en largas filas después de Acción de Gracias.

"A pesar de la economía y del aumento de las compras vía Internet, todavía hay un gran interés por hacer todo ese ritual del Black Friday. Hay una extraña tradición que se mantiene".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BV9
recomienda
Patrocinado por