Consejos para el próximo CEO de Intel

El gigante tecnológico tendrá que adaptarse a los cambios que vive el mercado de los chips; la firma debe priorizar la construcción de un circuito híbrido para computadoras y móviles.

Por: Kevin Kelleher |
Miércoles, 05 de diciembre de 2012 a las 13:49

NUEVA YORK — ¿Alguien que quiera dirigir una gigantesca firma con ingresos anuales de 54,000 millones de dólares? ¿Alguien tiene alguna buena idea para lograr que vuelva a crecer? Intel está buscando un nuevo director ejecutivo para que tome las riendas del icono de Silicon Valley en mayo próximo, cuando Paul Otellini deje el cargo.

Desde que Otellini se convirtió en CEO en mayo de 2005, la acción ha perdido 22% de su valor, frente a un Nasdaq que ha ganado 52% pese a la recesión.

Buena parte de la caída de Intel tiene que ver con los cambios en el mercado de los procesadores conforme los dispositivos móviles han mermado la demanda de computadoras personales. El legado de Otellini es considerado sólido en los avances de ingeniería, pero no tan fuerte en la anticipación de los cambios generales observados en el mundo de la tecnología en la última década.

Durante un tiempo, parecía que Otellini gestionaba bien el crecimiento de Intel. Después de que los títulos de Intel tocaron fondo en 12 dólares por acción durante la recesión de 2009, se recuperaron a 29 dólares por acción hace seis meses.

Desde entonces, el impacto que la tablet está teniendo en el largo monopolio de la PC Wintel (combinación de software Windows con microprocesadores Intel) se ha hecho más evidente, y la acción de la compañía ha caído por debajo de los 20 dólares por papel.

Intel ha pasado de dominar los chips fabricados para ordenadores personales con software de Windows a ser amenazado por los chips diseñados por ARM, que dominan los dispositivos móviles. Cierto que la firma está produciendo chips basados ​​en la arquitectura x86 para smartphones y tablets. Pero estos no se están vendiendo tan bien como los dispositivos basados ​​en ARM, y a los inversionistas les preocupa que el tiempo se agote.

Por tanto, el sucesor de Otellini enfrentará numerosas dificultades. Los analistas prevén que los ingresos declinen en 2012 por primera vez desde el año 2009, y que la ganancia disminuya en un 12% hasta 2.11 dólares por acción.

En 2013, se pronostica que su descenso continúe hasta 1.95 dólares por acción. No obstante, hay un par de cosas que Intel puede hacer para conseguir que sus finanzas crezcan de nuevo. He aquí algunas posibilidades:

1. Mantener contento a Apple. Cambiar a una nueva arquitectura de chip es una decisión importante y arriesgada para un fabricante de computadoras, aún así Apple  se pasó a los procesadores de Intel para sus computadoras de escritorio y portátiles en el 2005. Pero ocurrirá otra vez si Mac OS X se fusiona con iOS, lo que parece casi inevitable en este momento.

Recientes rumores sugieren que Apple podría pasarse a los procesadores ARM para sus ordenadores Mac, a pesar de que esa mudanza podría tomar años. Pero lo contrario también puede suceder. Doug Freedman, analista de RBC, escribió la semana pasada en una nota de investigación que es posible que Apple, al dejar a Samsung como principal proveedor de sus chips, opte por los chips x86 de Intel en su próxima generación de iPad.

2. Construir un mejor chip híbrido. Apple no será la única que posiblemente fusione su software operativo para móviles y computadoras de escritorio, Microsoft ya está emprendiendo acciones similares con Windows 8. Si la frontera entre las computadoras antiguas y las nuevas continúa desvaneciéndose, Intel tiene la oportunidad de convertirse en la norma, el estándar. Como a la propia compañía le gusta señalar, puede diseñar y fabricar el chip, garantizando un perfecto proceso de principio a fin, una afirmación que no todos los fabricantes de chips pueden hacer.

3. Apostarle más a los centros de datos. Aunque la división PC Client de Intel representa dos tercios de los ingresos y la unidad Data Center aporta sólo una quinta parte, es esta última la que está reportando crecimiento en los beneficios.

La unidad Data Center, que incluye plataformas de servidor, ha visto un crecimiento anual en los ingresos de 7% y un margen de beneficios operativos del 47%. Compárese eso con la disminución de 2% en los ingresos y un margen de beneficio del 40% en la división PC Client.

Además, esta es un área donde Intel puede seguir creciendo incluso si la demanda mundial se mantiene floja. La compañía dice que está enfrentando la competencia de grandes nombres como IBM y Oracle, pero su marca puede pesar sobre los rivales. Las adquisiciones estratégicas podrían acelerar este proceso, lo que podría ser de ayuda. Algunos fabricantes de chips ARM están incursionando también en el mercado de los servidores.

4. Si todo lo demás falla, pagar a los inversionistas. Bajo la dirección de Otellini, Intel ha pagado 24,000 millones de dólares en dividendos. Y ha destinado más de 46,000 millones de dólares a recompras de acciones desde 2005. Eso promedia 8,800 millones de dólares al año en efectivo directamente a los accionistas. En contraste, Intel gastó 8,400 millones de dólares en I + D el año pasado.

Este martes, Intel declaró que estaba aprovechando su calificación crediticia A+ para ofrecer 6,000 mdd en nueva deuda, mucho de lo cual se usará para más recompras de acciones. Podría ser un regalo de despedida que le deje Otellini al próximo CEO de Intel. Si la empresa no cumple con los retos que se le plantean, ese dinero podría ser útil.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CHJ