AIG desiste de demanda contra EU

El directorio de la empresa decidió no sumarse a una querella por los términos de su rescate; Starr International, que contaba con el 12% de la aseguradora, dice que la ayuda fue injusta.

Miércoles, 09 de enero de 2013 a las 16:13

NUEVA YORK (Reuters) — El directorio de American International Group Inc decidió no sumarse a una demanda contra el Gobierno estadounidense por los términos del rescate a la compañía, luego de dos días de duras críticas del Congreso y el público por la medida.

AIG estaba evaluando sumarse a la demanda presentada por su ex presidente ejecutivo Hank Greenberg y su compañía Starr International, que contaba con el 12% de la aseguradora antes del rescate del 2008.

Greenberg alega que el rescate fue injusto para los accionistas y que la Reserva Federal de Nueva York le cobró una tasa de interés excesiva por su préstamo inicial. El ejecutivo busca una compensación de miles de millones de dólares.

AIG dijo que el directorio cumplió con su deber legal y fiduciario de considerar la posibilidad de sumarse a las demandas de Greenberg antes de tomar su decisión.

"Estados Unidos invirtió en 62,000 empleados de AIG, y nosotros cumplimos nuestra promesa de reconstruir esta gran compañía, pagar cada dólar que Estados Unidos invirtió en nosotros, y entregar una ganancia a aquellos que pusieron su confianza en nosotros", dijo el presidente Steve Miller en un comunicado.

AIG dijo que no se sumaría a los reclamos de Starr ni permitiría que la firma los realice a nombre de la aseguradora, lo que crea una nueva disputa legal entre Greenberg y la compañía.

La idea de que AIG pudiera demandar al Gobierno tocó la fibra más sensible de la opinión pública, que recurrió a internet para expresar su enojo por lo que considera como un atrevimiento de la compañía. El volumen de las menciones a AIG en Twitter subió más de 50 veces el martes, de acuerdo a Topsy Analytics.

Duras críticas

Austan Goolsbee, un ex asesor del Gobierno del presidente Barack Obama, dijo: "Jódanse", en un mensaje múltiple en Twitter.

El comediante Andy Borowitz escribió una carta a modo de burla que fingía provenir de la compañía y estaba dirigida a los contribuyentes, pidiendo más dinero del rescate para pagar los costos de la demanda. El presidente ejecutivo de AIG, Robert Benmosche, fue objeto de decenas de comentarios obscenos.

Y esas fueron las declaraciones amables. El New York Daily News publicó una caricatura en su editorial en la que un salvavidas saca del agua a un hombre con las letras AIG grabadas en su estómago. Cuando el salvavidas le pregunta cómo se siente, el sujeto le contesta: "Con ganas de demandarte".

Las duras criticas se asemejaron a las de fines del 2008 e inicios del 2009, justo después del rescate, cuando los empleados de AIG ocultaban sus identificaciones de la empresa y sus familias fueron amenazadas tras la indignación producida por los enormes bonos concedidos por la aseguradora.

Un grupo de congresistas encabezados por el legislador demócrata Peter Welch envió tarde el martes una carta al jefe de AIG aconsejándole: "No lo hagas. Ni siquiera lo pienses". Otros miembros del Congreso amenazaron con convocar a audiencias.

AIG acudió a Twitter para defenderse, al decir que estaba legalmente obligado al menos a considerar la demanda. Pero su argumento cayó en oídos sordos.

El Gobierno rescató a la compañía de la bancarrota en septiembre del 2008 con préstamos que finalmente superaron los 182,000 millones de dólares. Después de que se cerró un acuerdo de recapitalización a comienzos del 2011, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos quedó como dueño de un 92% de AIG.

El Tesoro vendió sus últimas acciones a mediados de diciembre. En total, el Gobierno ha dicho que ganó 22,700 millones de dólares por el rescate.

Las acciones de AIG operaban estables en 35.65 dólares. Los títulos perdieron la mitad de su valor en el 2011, pero luego subieron más de un 50% en 2012, a medida que mostró una rentabilidad consistente.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DWX