Netflix, hora de defender su liderazgo

Pese a que mantiene su superioridad en el ‘streaming’, la firma enfrenta mayor competencia; Netflix deberá hacer un mayor esfuerzo en licencias y en la captación y retención de clientes.

Por: Dan Mitchell |
Martes, 22 de enero de 2013 a las 16:19
Es lógico que Netflix pierda su superioridad en el negocio del streaming de video, ha ocurrido lentamente desde hace un par de años. Los competidores se han ido acumulando. Netflix está perdiendo algunos importantes proveedores de películas y televisión y cada vez paga más a los que consigue o conserva. Esta situación posiblemente continúe a medida que más licencias deban renovarse.

La pregunta no es si Netflix perderá su dominio, sino cuándo. Y, sin embargo, el debate sobre el destino de la empresa continúa, y el precio de las acciones está aumentando en lugar de disminuir. Los títulos han subido más de 10% desde principios de año, para ubicarse en cerca de los 100 dólares, una cifra mejor que los 295 dólares que recibía en julio de 2011, pero todavía inflada. Los inversionistas actúan "como si fuera el líder indiscutible", comentó Paul LaMonica de CNNMoney a principios de este mes. Y lo es, pero no por mucho tiempo.

Nadie pone en duda la inteligencia del CEO Reed Hastings, a pesar de un par de reveses que obedecieron  más a su torpe manera de comunicarse con el público que a las decisiones que tomó. Pero Hastings no puede hacer mucho respecto al hecho de que grandes rivales como Amazon, HBO, RedBox/Verizon y Apple le pisen los talones.

Al parecer, el precio de las acciones tiene poco que ver con las perspectivas de Netflix a largo o incluso mediano plazo. Pensemos en la nota emitida la semana pasada por Jon C. Ogg de Capital Janney. El analista elevó su recomendación de "neutral" a "comprar", con un precio objetivo de 129 dólares, a partir en gran medida de esta conclusión: "La competencia no se ha materializado aún al punto de plantear un significativo riesgo a corto plazo." Sin embargo, una vez pasado el "corto plazo", las cosas se ven un poco diferentes. HBO recientemente llegó a un acuerdo con Universal Pictures gracias al cual  su servicio de streaming HBO Go se convertirá en el vendedor exclusivo de esas películas por los próximos 10 años. HBO también tiene acuerdos parecidos con otros estudios, entre ellos Fox y Warner Bros.

Netflix no tendrá esas películas. Y hay rumores de que HBO podría ofrecer la disponibilidad de su servicio Go a los consumidores que no tienen cable. Si eso ocurre, todo el mercado se pondrá patas arriba, y Netflix será mucho menos necesario para un montón de gente. Después de todo, HBO no sólo tiene acceso a las cinematecas de otras compañías, también está creando contenido original, de alta calidad y muy deseable, que Netflix, Hulu y Amazon están luchando por crear. Si Netflix consigue las películas de Sony, como muchos observadores esperan, será un gran éxito para la empresa dependiendo de los términos del acuerdo.

Mucho se ha hablado del acuerdo que Netflix firmó con Disney, y la capacidad de Netflix para transmitir clásicos de Disney como Alicia en el País de las Maravillas sin duda ayudará a su causa. Pero no podrá transmitir las nuevas películas de Disney hasta 2016. Esto incluye los muy populares títulos de Pixar. Mientras tanto, otros competidores están haciendo grandes avances en la programación televisiva. Un gran rival de Netflix, Hulu, atraviesa un trance en este momento con la repentina salida del CEO Jason Kilar. Nadie sabe lo que pasará con ese servicio, propiedad de varias cadenas de televisión.

Amazon recientemente firmó un acuerdo con A&E, el cual le dará acceso a la programación del canal A&E, History Channel, y Lifetime. (Amazon también llegó a un convenio con Epix, dándole acceso a las películas de Paramount, MGM y Lionsgate. Netflix tiene el mismo convenio, pero cualquier cosa que aumente la oferta de un competidor contribuirá a llevarse clientes.)

Por ahora, Hulu se mantiene a la cabeza de la programación televisiva, con programas de televisión más nuevos que los de Amazon o Netflix. Pero eso podría cambiar en un instante, sobre todo por la ambigüedad con la que se conducen respecto al servicio los propietarios de las cadenas de televisión. El CEO Kilar trabajó febrilmente para retener esas cadenas, pero ahora deja la compañía. Ellos bien podrían decidir distribuir la programación por otros lados, y seguramente no le darán la exclusividad a Netflix.

Entretanto, la competencia no hace sino crecer, Redbox y el gigante de las telecomunicaciones Verizon están por lanzar su nuevo servicio de streaming. Y lo que sea que Apple esté cocinando tiene a todo el mundo nervioso (seguramente el más nervioso es el propio Hastings). Obviamente, nada de esto significa que Netflix no va a prosperar, es simplemente que, para ello, tendrá que comportarse como nunca lo ha hecho antes: como un competidor más en un mercado feroz, tanto en materia de licencias como en la captación y retención de clientes.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EHB
recomienda
Patrocinado por