Empresas

Unión de aerolíneas, ¿fin de tus millas?

Los últimos acuerdos entre firmas de aviación resultaron en problemas para viajeros, dicen expertos; la fusión de US Airways y American Airlines será la última del sector en un tiempo, añaden.

Viernes, 15 de febrero de 2013 a las 13:43

NUEVA YORK (CNNMoney) — Los 170 millones de pasajeros de American Airlines y US Airways podrían estar nerviosos por el acuerdo de fusión de las dos aerolíneas. Y tienen una buena razón para estarlo.

Aunque las gerencias de ambas líneas aéreas publicitaban lo que ellos dicen serán los beneficios del acuerdo, este tipo de combinaciones por lo general han causado problemas a los pasajeros. Y algunos de los convenios y alianzas de los que dependen los pasajeros con toda seguridad cambiarán, y no necesariamente para el bien de todos los viajeros.

Esto es lo que el acuerdo significa para ti:

¿Qué pasará con mis millas de viajero frecuente?

Los programas seguirán funcionando sin cambios hasta poco después de que el acuerdo finalice en varios meses. Entonces se combinarán para que los miembros de Dividend Miles de US Airways se conviertan en miembros del programa AAdvantage de American Airlines, si bien los detalles aún no se han revelado.

Si la historia sirve de guía, podría volverse más difícil acumular millas con la tarjeta de crédito y otras compras, o reservar asientos y obtener otros beneficios con la misma facilidad una vez que los dos programas se combinen. Y si eres un pasajero de US Airways que ha estado utilizando las millas en United Airlines debido a que ambas compañías aéreas son parte de Star Alliance, ese beneficio va a desaparecer.

"Si yo fuera un viajero de US Airways o de American Airlines, gastaría todas mis millas ahora, así no correría el riesgo de perderlas", recomendó Joe Brancatelli, editor de JoeSentMe, un sitio web de viajes de negocios. "Los programas serán menos generosos".

La historia de las fusiones de líneas aéreas es que tienen un impacto limitado en las tarifas. PricewaterhouseCoopers encontró que éstas han subido menos del 2% anual desde 2004, a pesar de una ola de fusiones en el sector.

Sólo hay 13 rutas en las que tanto American como US Airways tienen en este momento vuelos directos, por lo general desde un hub aeroportuario de una línea al hub de otra, como los vuelos de Charlotte a Miami o de Dallas a Phoenix. Ocho de esas 13 rutas pasarán de dos compañías que vuelan sin escalas a una. Pero incluso esas rutas enfrentan la competencia de los vuelos con escalas de otras aerolíneas o incluso de otros medios de transporte. Si las tarifas suben demasiado, las líneas aéreas se arriesgan a que una operadora nicho incursione en el mercado.

"El transporte aéreo es un commodity. El mercado todavía controla los precios", explica John Heimlich, principal economista de Airlines for America, el grupo gremial de la industria. "Los clientes tienen la capacidad de reducir el número de viajes".

Los pasajeros probablemente tengan razón para preocuparse. La combinación de las compañías aéreas es complicada y difícil, y los fallos tecnológicos son comunes.

Por su parte los empleados de las aerolíneas que no están contentos con los cambios en sus condiciones laborales o temen por sus puestos de trabajo pueden plantear sus propios problemas.

Aunque American Airlines y US Airways dijeran que el acuerdo se traduciría en un mejor servicio al cliente, la historia demuestra que normalmente se disparan las quejas sobre problemas tales como equipaje perdido, errores en las reservas, vuelos retrasados ​​o cancelados, especialmente después de que los sistemas de reservas se combinan unos meses después del cierre del acuerdo.

 "No podemos encontrar una fusión de aerolíneas en los últimos tiempos que haya resultado sin contratiempos", dijo Brancatelli. "Cuanto más grande es la fusión, más problemas hay. La integración informática es muy complicada. Si tus registros marchan mal, las maletas probablemente también marchen mal".

Y aun cuando las compañías han prometido mantener todos sus hubs aeroportuarios, Brancatelli dijo que posiblemente los hubs de US Airways en Phoenix y Filadelfia están en riesgo, ya que se encuentran muy próximos a otros centros más grandes de American Airlines como Dallas y Nueva York.

Después de una década donde 10 grandes compañías aéreas quedaron reducidas a cuatro, este acuerdo es probablemente la última gran combinación, al menos por un tiempo.

Las cuatro principales aerolíneas estadounidenses que quedarán después de este acuerdo - la nueva American Airlines, United Continental, Delta Air Lines y Southwest - son cada una lo suficientemente grandes para que la combinación de dos de ellas detone preocupaciones antimonopolio que bloquearían una fusión.

También existen restricciones en cuanto a la propiedad extranjera (la titularidad por parte de extranjeros de las compañías), lo que dificulta los acuerdos entre compañías en países diferentes. Esa es una razón por la cual Delta sólo puede comprar el 49% de Virgin Atlantic.

 "La industria tendrá que evolucionar antes de que veamos una nueva ronda de fusiones", indica Joe Schwieterman, experto en transporte de la Universidad DePaul. "Podríamos ver a una operadora nicho adquirida por una de estas grandes compañías aéreas, pero yo no creo que ninguna de estas cuatro pueda combinarse. Creo que hemos llegado al tope".

Y aunque muchos creen que American Airlines tuvo que hacer esta operación con el fin de competir con sus rivales más grandes, ser más grande no le asegura el éxito en el mercado, apunta el consultor de la industria Mike Boyd. "Ser más grande no te hace más poderoso. Pregúntale a cualquier brontosaurio".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005G4B