Boeing propone solución para el 787

La firma entregó a los reguladores estadounidenses su plan para volver a poner en aire a su avión; la propuesta apunta a abordar las causas de los cortocircuitos que incendiaron una batería.

Viernes, 22 de febrero de 2013 a las 19:43
WASHINGTON/SEATTLE (Reuters) — Boeing entregó este viernes a los reguladores del sector aeronáutico de Estados Unidos su plan para corregir los problemas de la batería a bordo del nuevo 787 Dreamliner, aún cuando los investigadores no han determinado qué provocó que los aparatos se sobrecalentaran en dos aviones el mes pasado.

Boeing no propuso dejar de lado las baterías de iones de litio y no está trabajando en una solución de respaldo o de largo plazo para el problema que ha mantenido en tierra a toda su flota de 50 aviones 787 durante casi cinco semanas, dijeron tres fuentes con conocimiento del plan.

La compañía y la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) dijeron que no hubo una decisión definitiva en la reunión entre el subsecretario del Transporte, John Porcari, el administrador de la FAA, Michael Huerta, con el presidente ejecutivo de Boeing Commercial Airplanes, Ray Conner, y otros ejecutivos en Washington.

La FAA dijo que está "revisando una propuesta de Boeing y la analizará de cerca. La seguridad del público es nuestra principal prioridad y no permitiremos que el 787 reanude su servicio comercial hasta que estemos seguros de que cualquier solución propuesta aborde los riesgos de una falla de la batería".

Los costos de Boeing crecen en millones de dólares cada día mientras sus aviones están en tierra. La compañía rehusó realizar comentarios sobre su propuesta, pero dijo que la reunión con la FAA fue productiva.

La propuesta que se elevó a la FAA incluye medidas que apuntan a abordar las posibles causas de los cortocircuitos que llevaron a que una batería de iones de litio en un 787 se incendiara en un aeropuerto de Boston en enero, aseguraron las fuentes.

Hace cinco semanas, las autoridades de Estados Unidos suspendieron los vuelos de la flota del modelo 787 en todo el mundo.

Investigadores de Estados Unidos, Japón y Francia aún no están seguros de qué causó el incendio de la batería a bordo del 787 de All Nippon Airways en Boston y al sobrecalentamiento de la batería de un 787 de Japan Airlines en Japón.

La propuesta incluye la aislación entre las celdas de la batería y una caja más fuerte de acero inoxidable con un tubo de ventilación para contener el fuego y expeler las llamas fuera del avión si una batería se incendia nuevamente, aseguraron las fuentes.

"He hablado con varias personas que están trabajando directamente en estas baterías. Nadie está en el equipo del Plan B", dijo una persona con conocimiento de los esfuerzos de Boeing quien no está autorizada para hablar públicamente sobre el tema.

Una segunda fuente, que tampoco estaba autorizada a hablar públicamente, dijo que Boeing no considera su propuesta como una solución "parche" temporal que sería reemplazada por otra solución más adelante.

El portavoz de Boeing, Marc Birtel, dijo en un comunicado: "Estamos alentados con los progresos realizados para resolver el tema y devolver a los 787 al servicio de nuestros clientes y de sus pasajeros en todo el mundo".

Birtel reiteró que cientos de ingenieros y expertos están trabajando "sin descanso" para que la flota de 787 vuelva al servicio. "Todos están trabajando para lograr la respuesta lo antes posible y se están logrando avances", afirmó.

Las acciones de Boeing cerraron con un alza de 65 centavos, o un 0.86%, a 75.66 dólares en la Bolsa de Nueva York.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) está investigando el incendio en Boston y la Junta de Seguridad en el Transporte de Japón indaga sobre los problemas de la batería en ese país. Ningún organismo ha hallado una causa para los problemas.

Las fuentes dijeron que la NTSB quizás nunca hallaría la causa de los problemas porque la batería de Boston quedó severamente dañada por el fuego.

Dados los costos financieros de la suspensión de vuelos para Boeing y las aerolíneas dueñas de los aviones, estimados en 200 millones al mes, la compañía decidió abordar todas las posibles causas con sus medidas, en lugar de esperar que la NTSB identificara una en específico, dijeron las fuentes.

Si el plan de Boeing es aprobado por Huera de la FAA y por el secretario de Transporte, Ray LaHood, funcionarios de la compañía esperan que la flota de 787 reanude sus servicios dentro de ocho semanas, dijo una fuente.

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005GP3
recomienda
Patrocinado por