Firmas verdes, en el valle de la muerte

En EU, estas empresas recibieron inversiones por 6,500 mdd en 2012, 33% menos que en 2011; sin embargo, ejecutivos de empresas como Walmart y Gap buscan compensar la baja en este sector.

Por: Brian Dumaine |
Sábado, 02 de marzo de 2013 a las 06:04

En el mundo de capital de riesgo lo llaman el valle de la muerte. Decenas de prometedores emprendimientos armados con innovadora tecnología verde terminan varados por falta de capital. Resulta que el negocio de la energía no es como lanzar una compañía de software. Se necesita más que unos cuantos geeks brillantes en un garaje. La energía opera en una escala enorme y puede requerir de miles de millones en inversiones de capital.

No resulta sorprendente entonces que la inversión en emprendimientos de tecnología limpia se esté reduciendo. De acuerdo con las últimas cifras de la firma de investigación Cleantech Group, las empresas de capital de riesgo invirtieron a nivel mundial 6,500 millones de dólares en empresas de tecnología limpia en 2012, 33% menos que el año anterior.

¿Qué está pasando? Los fabricantes de celdas solares fotovoltaicas han sido duramente afectados por el gas natural barato, así como por la inundación del mercado de sistemas chinos de bajo costo. Brightsource, la prometedora nueva empresa que está construyendo una gran planta de energía solar en el desierto de Mojave, retrasó su salida a Bolsa.

Incluso los socios de la firma de capital de riesgo Vantage Point, por años a la vanguardia en la inversión en tecnologías limpias y uno de los participantes más agresivos de Silicon Valley, anunció recientemente que ha dejado de elevar su fondo de tecnología limpia de 1,250 millones de dólares. Vantage Point, que invirtió en el fabricante de autos eléctricos Tesla (TSLA), así como en Brightsource, ha descubierto que muchos inversores institucionales están perdiendo el apetito por las apuestas arriesgadas en la energía verde.

Mientras el capital de riesgo está en retirada, un pequeño grupo de adinerados notables como el presidente de Walmart, Rob Walton; el presidente de Gap, Bob Fisher; y Tom Steyer, el fundador del multimillonario fondo Farallon, están experimentando con un nuevo enfoque de inversión en la tecnología limpia.

Están respaldando a una firma llamada EFW (Siglas en inglés de Energía, Alimentos, Agua) y en lugar de enfocarse sólo en nuevas empresas de energía, están haciendo apuestas a largo plazo a través de toda la cadena de valor, desde pequeñas empresas privadas con tecnología prometedora hasta proyectos a gran escala.

EFW se enfoca en inversiones en esos recursos -energía, alimentos y agua- que están destinados a crecer más en demanda a medida que los niveles de población mundial aumentan y millones más en el mundo en desarrollo alcanzan el estilo de vida de la clase media. Los precios de estos recursos tienden a ser más volátiles también.

Scott Jacobs, cofundador y socio de EFW y ex consultor de McKinsey dice: "Les decimos a los fondos de pensiones que buscan invertir cuán expuestos al riesgo están debido al cambio climático y al hecho de que los recursos naturales son cada vez más escasos. Es un tema que trasciende en todas las divisiones de inversión y que no ha sido bien manejado".

La firma ha invertido en nuevas empresas como el financiador solar Sungevity y en la empresa química basada en algas Solazyme. Al mismo tiempo, invertirá en grandes proyectos relacionados con la energía, el agua y los alimentos.

Jacobs dice: "Somos más flexibles que otros inversores -somos inversores a largo plazo que pueden poner dinero en cualquier parte de los sectores y en cualquier parte del mundo y en cualquier parte del ciclo de vida de una empresa". La comunidad de inversionistas, al parecer, está apostando a que, a largo plazo, la flexibilidad va a pagar.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005HAP