Empresas

Katie Stanton: la embajadora de Twitter

La vicepresidenta de mercados internacionales de la firma busca reforzar su debut en la Bolsa; el reto es posicionar a la compañía en los mercados emergentes con bajo nivel de conectividad.

Por: Patricia Sellers |
Martes, 15 de octubre de 2013 a las 06:03

En 2010, dos semanas después de que Katie Jacobs Stanton se unió al equipo de innovación de Hillary Clinton en el Departamento de Estado, un sismo de 7 grados golpeó Haití.  

En ese momento, Stanton conocía poco de diplomacia o de los protocolos del Gobierno, pero la veterana de Yahoo y Google entendió el valor de moverse rápido y conectar a las personas digitalmente. Sugirió trabajar con Mobile Accord, una empresa de la que había escuchado, para crear una plataforma para donar a las víctimas de Haití.

Un funcionario de la Casa Blanca, que sintió que no había precedente en la idea, la canceló. La secretaria Clinton le dio su bendición al programa de todas formas. La plataforma, que permitía a la gente donar 10 dólares a la Cruz Roja al escribir "HAITI" a un número móvil, eventualmente recaudó más de 40 millones de dólares.

La estancia de Stanton en el Departamento de Estado duró solo ocho meses, pero sus experiencias en Washington fueron vitales para su actual rol como vicepresidenta para el desarrollo de mercados internacionales en Twitter.

Es un gran trabajo, a medida que la red social se prepara para llegar a Bolsa. Inversionistas potenciales buscan signos de crecimiento y los mercados fuera de Estados Unidos, que actualmente representan 70% de la base de usuarios de la compañía, son la clave.

Para ganar clientes globales, especialmente en mercados emergentes, donde la gente no tiene smartphones o computadoras, Stanton debe encontrar maneras de mostrar Twitter a través de una forma creativa y simple, como hizo con la plataforma de donación para Haití.

Pese a que no tiene las relaciones de Twitter con los Gobiernos extranjeros, requiere de las habilidades diplomáticas que ganó en Washington para navegar los temas políticos y culturales que le permitan crear una plataforma de comunicaciones abierta.

La misión de la red social es "alcanzar a cada persona en el planeta y defender su derecho a la libertad de expresión y permitir información sin filtros de varios lugares en el mundo", dice el jefe de operaciones de Twitter, Ali Rowghani. "Katie es la encarnación impresionante de esos valores".

Proyección internacional

Stanton, de 43 años, se unió a la red "del pajarito" en agosto de 2010, cuando la empresa tenía 48.5 millones de usuarios activos, frente a los 218 millones de hoy, y no tenía una estrategia internacional.

Lanzó sus operaciones desde los locales en San Francisco, ha viajado miles de kilómetros para abrir 14 oficinas globales y para monitorear la forma en la que la gente usa la plataforma para comunicarse, organizar demostraciones y pedir ayuda cuando los canales tradicionales de comunicación se descomponen.

En este año pidió a Rowghani y al CEO, Dick Costolo, moverla a una locación más acorde con su puesto. Lo hicieron de manera alegre.

"Ya tuvimos un incidente internacional", dice Stanton sobre el día en el que ella, su esposo, Patrick; su hijo de 13 años, Ellie; y los gemelos de 11 años, Caleigh y Declan, se movieron a un departamento de cuatro recámaras en París, en donde actualmente vive. Ellie accidentalmente se encerró en el baño y tomó 30 minutos destrabar la cerradura para sacarla.

La embajadora llegó a Francia en un momento sensible. El Gobierno francés, que emprendió una campaña contra los mensajes antisemitas y los que niegan el Holocausto, presionó a Twitter, tras meses de resistencia, para entregar información que ayude a identificar a los usuarios.

De hecho, a medida que Twitter se expande globalmente, frecuentemente se encuentra en el centro del debate sobre la libertad de expresión y la privacidad en las redes sociales. Costolo ha dicho que la plataforma se mantiene apegada a las leyes de los países en los que opera, pero la firma también ha sido crítica de la censura.

Stanton ha querido hacerse global desde que era una niña en Peekskill, Nueva York. Al no poder entrar a Brown, se fue al Rhodes College en Memphis y pasó un semestre en París y Jerusalén. Tras la universidad, y luego de recorrer Europa y Asia, enseñó inglés en Japón, trabajó para una organización no gubernamental en Kenia, obtuvo una maestría en relaciones internacionales en la Universidad de Columbia e intentó la banca de inversión en JPMorgan, que aborreció.

Marissa Mayer

Se encontró buscando a Yahoo y ayudó a lanzar Yahoo Finance en 18 países. Cuando sus gemelos nacieron en el 2002, Stanton renunció, cuando estuvo lista para trabajar de nuevo un año después, se decantó por Google, donde trabajó para Marissa Mayer.

Stanton pasó seis años en gerencia de producto y desarrollo de negocios, y movió a su familia a Bangalore por cuatro meses, donde la compañía planeaba lanzar un nuevo producto, Google Finance. Hace un año, Mayer trató de convencerla para ayudarle a darle la vuelta a Yahoo. Stanton no discute más el tema y afirma "Hay todavía mucho qué hacer en Twitter".

El perfil de Stanton en Twitter (@katies) refleja su sentido del humor y sus prioridades, en menos de 140 caracteres desde luego. "'Globetrotter' de Twitter. Madre de tres, conocedora de los macarrones. Europa".

Con poco más de 69,000 seguidores, aún no tiene la estatura de Sheryl Sandberg (101,390 seguidores) de Facebook o de la propia Mayer (43,572). Pero es un modelo a seguir para los ejecutivos sin descanso que quieren aprender constantemente.

"Tengo tres reglas en mi carrera", dice Stanton en su patio de París con la Torre Eiffel cerca de nosotros.

"Trabaja con gente lista para que puedas aprender. Trabaja en una compañía sin cuyos productos no puedas vivir. Trabaja en lugares que te hagan orgulloso de lo que haces".

Una regla no escrita en la carrera de la empresaria: mezcla trabajo y juego. En este año, los Stanton vacacionaron en Cuba, al obtener visas que permiten a los estadounidenses gastar dinero ahí.

Mientras Patrick y los niños estaban en la playa, Katie habló con activistas cubanos sobre cómo usan las redes sociales, tentando el terreno para cuando Twitter entre a Cuba. "¿Qué dicen"?, Stanton pregunta. "Si amas tu trabajo, no trabajas un solo día en tu vida". 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005YFL
recomienda
Patrocinado por