Patrocinado por

ALERTA »  Hacienda mantiene su pronóstico de crecimiento de 2.7% para la economía en 2014

Columna invitada

Los secretos del buen vestir femenino

Vestir un traje sastre no es la única opción para las mujeres que buscan lucir profesionales; conocer los mensajes que comunican ciertas prendas es esencial para definir tu estilo.

Por: Yadira Márquez* |
Jueves, 13 de agosto de 2009 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO — Cuando escuchamos la palabra "vestimenta ejecutiva" de inmediato viene a nuestra mente la imagen de una mujer en un traje sastre pero, ¿realmente una mujer sólo puede lucir ejecutiva con el uso de éste?

Ciertamente, el traje sastre de mujer ha evolucionado positivamente. Pobres de aquellas mujeres que fueron las primeras en adentrarse a un mundo que literalmente era de los hombres, un ambiente laboral donde lo más común no era ver a una mujer por los pasillos de la empresa. Sus trajes eran no más que adaptaciones de uno de hombre, es decir amplios, sin forma, de color sobrio y obvio sin el más mínimo esfuerzo de buen gusto femenino.

Afortunadamente, esto no tiene nada que ver con la actualidad. Hoy existen trajes casi hechos para el estilo de cada una de nostras; de colores, con pinzas, en coordinación con falda o pantalón, con mangas completas o tres cuartos, de la cantidad de botones que prefieras, con hombreras y sin ellas. La variedad es amplia y es posible que una mujer luzca a la vez ejecutiva, arreglada y elegante.

A pesar de esto hay  mujeres, entre las cuales me incluyo, a las que nos cuesta mucho trabajo la idea de formalizar tanto un atuendo. Lo bueno es que, contestando a la pregunta inicial, la respuesta es no: existen muchas formas de verte profesional sin la necesidad de usar todos los días un traje sastre.

Este tipo de atuendo debe utilizarse, si la empresa en la que trabajas lo permite, únicamente en ocasiones importantes tales como juntas con socios, reuniones especiales de trabajo, trato con cliente, entre otras. Fuera de eso, para un día normal las mujeres tenemos muchas opciones más que podemos utilizar sin perder credibilidad en el ambiente profesional.

El secreto está en conocer qué comunica cada prenda que usas. Las mujeres somos trabajadoras, productivas, profesionistas y exitosas, pero mujeres. Me refiero a esto porque el ser una mujer que trabaja no es sinónimo de pérdida de feminidad, nada tiene que ver una con la otra, se puede ser muy femenina y reflejar un código de autoridad y gran profesionalismo.

A la hora de combinar, cuida el significado no verbal de la ropa que escojas y más allá de verte al espejo, pregúntate ¿cómo me veo?, ¿qué estoy comunicando?, ¿qué deseo comunicar hoy?

Hace tan sólo unos días una empresaria exitosa en la industria de la gastronomía enfocada a los postres me comentó que en ocasiones no sabe qué hacer pues aunque suele creer que maneja bien su imagen existen situaciones en las que debe hablar ante audiencias completamente masculinas y entonces desconoce qué ponerse para poder comunicar éxito sin perder su estilo de mujer y sobretodo su esencia cálida como empresaria y directora de empresa.

Como ella, muchas mujeres a veces no sabemos cómo marcar ciertos códigos que nos permitan enviar mensajes acertados y coherentes. Para esto les tengo algunas  recomendaciones básicas:

Si quieres comunicar accesibilidad:

-       Utiliza colores claros

-       Prefiere sacos, camisas o faldas con algún estampado discreto.

-       Usa combinación de color en vez de un look monocromático.

-       Combina una falda o unos pantalones con un saco de otro conjunto que haga tu vestimenta más versátil.

-       Utiliza la combinación de tres colores.

-       Complementa tu vestimenta con accesorios en colores.

Si quieres comunicar autoridad:

-       Prefiere colores obscuros como negro, azul marino y gris Oxford.

-       Escoge colores lisos o de raya de gis muy delgada.

-       Viste de un sólo un color o en una sola gama.

-       Lleva coordinados de sacos con pantalones o faldas, trajes sastres.

-       Utiliza pocos colores y discretos.

-       Opta por accesorios discretos y de buena calidad.

-       Utiliza una buena mascada de seda.

Lo más importante es atrevernos a hacer combinaciones basadas en mensajes que queramos comunicar. Debes de preguntarte ¿Qué quiero comunicar? Y utilizar las recomendaciones dadas o bien combinar lo accesible y lo autoritario logrando así códigos intermedios cuando la ocasión y la cita que tienes lo permita.

*La autora es consultora en Imagen Pública con especialidad en Imagen Física y Maquillaje. Ha trabajado en consultoría y capacitación en diversos ámbitos como el sector político y empresarial, así como con empresas del ramo de Desarrollo Humano y Tecnología. Es licenciada en Comunicación, se ha diversificado con cursos en áreas de maquillaje, desarrollo humano y en el manejo de proyectos empresariales. Complementa su trabajo siendo catedrática de dos asignaturas en el Colegio de Consultores en Imagen Pública dentro de la Licenciatura de Imagología. Actualmente es Consultora en Imagen de Imagen Excellence Consultores.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n001ZFO