Columna invitada

Los 4 errores al hablar en público

Los oradores suelen cometer errores comunes en sus presentaciones ante una audiencia; para evitarlos, es necesario saber transmitir correctamente el mensaje y entretener a los oyentes.

Por: *David Navarro |
Miércoles, 09 de septiembre de 2009 a las 06:27
Una de las equivocaciones más grandes al dirigirse a una audiencia es ser aburrido. (Foto: Jupiter Images)
Una de las equivocaciones más grandes al dirigirse a una audiencia es ser aburrido. (Foto: Jupiter Images)

CIUDAD DE MÉXICO — ¿Qué hace a un discurso, mensaje o presentación de negocios exitoso?

Muchos podrían responder algunas de las siguientes razones:

a)    No ponerse nervioso

b)   Dominar el tema

c)    Tener buena voz

d)   Mantener contacto visual

e)   Sonreír

f)     Pararse correctamente

g)   No abusar de ademanes

h)   No decir muletillas

i)   Entre muchos más.

En mi experiencia como Consultor en Imagen Pública yo mismo reconocí la importancia de saber hablar en público; esta habilidad de comunicación es imprescindible para ganar la confianza y credibilidad de los demás. Toda ocasión en que usted habla en público, sea en ambientes de negocios o sociales, es el momento decisivo en que su imagen pública está en juego. No hay segundas oportunidades para ganar la confianza y el interés de quien lo escucha.

En varias ocasiones leí libros sobre cómo convertirse en un buen comunicador/ orador/ presentador, todos daban consejos lógicos sobre los errores a evitar; la mayoría identificados previamente por mí, pero no decían cómo superarlos, sólo ser concientes de ellos como por ejemplo las tremendas y comunes muletillas "eh", "bueno", "este". Era como si al desear bajar de peso después de varias horas e incluso días de buscar respuestas terminara encontrando lo que ya sabía: hacer ejercicio, controlar los azúcares, no tomar refresco o soda, evitar los postres, etc.; pero como a la mayoría nos ha pasado alguna vez: sabiendo los errores para perder peso los seguimos cometiendo una y otra vez y terminamos por decepcionarnos y abandonamos nuestro objetivo. De la misma manera, usted y yo sabemos muy bien cuáles son los errores al hablar en público pero muy pocos saben cómo corregirlos de raíz sin volverse paranoicos por cometerlos una y otra vez.

Yo mismo descubrí que "echarle ganas", memorizar el discurso, cuidar cada palabra que decía, no moverme demasiado, en vez de ayudarme sustancialmente, me convertía en un orador plástico, aburrido, sin emoción, yo mismo a veces no creía ni sentía lo que decía sino estaba más preocupado por no olvidar el tema o me pusiera nervioso.

¿Cuáles son los 4 errores estratégicos que todo orador nunca debe cometer (si desea tener éxito)?

Antes de dar mención a cada uno de ellos, quiero aclarar que éstos son solo el inicio en el camino hacia un desarrollo óptimo en la habilidad de hablar en público, después es necesario muchas horas de práctica.

1)   Que el orador piense más en él que en la audiencia

Olvídese de ser perfecto y enfoque todo su discurso en beneficio de la audiencia, no en usted. Preocúpese más por el estado de ánimo de su público, de sus reacciones, empatía y simpatía por usted. Importa más que el público perciba que obtuvo un beneficio al escucharle que decir "no estaba nervioso, respetó el tiempo, no dijo muletillas". (Aunque son aspectos importantes, pasan a segundo plano, pues su público opinará en su mayoría si fue bueno o malo su discurso, si le sirvió de algo escucharle).

2)   Ser aburrido

Este es tal vez el más grave de todos los errores. Nadie lo escuchará, le prestará atención o le regalará su tiempo si lo aburre. Nunca lea su discurso, y si necesita hacerlo tiene usted tres retos al mismo tiempo: leer bien, entonar muy bien sus palabras y observar al público, hacerles sentir que les habla a ellos. No sea extremista y no entienda mal este error: ser aburrido no es lo contrario a hacerse el chistoso mientras habla, significa preguntarse siempre "¿Por qué tendrían ellos - el público - que prestarme su atención?

3)   No transmitir su pasión por el tema (no sólo el conocimiento del mismo).

Nunca olvide que su impacto depende en un 93% de su comunicación no verbal y el percibir su pasión por el tema será posible gracias a su tono de voz (la forma en que dice sus palabras y no exactamente lo que dice). Algo que aprendí hace unos años es que la audiencia nos escucha con sus ojos, no con los oídos. La emoción se siente y se percibe en su lenguaje corporal. Su estado de ánimo deberá siempre estar en armonía con su mensaje, el público no es tonto.

4)   No creer él mismo en lo que dice

Nadie puede comunicar lo que no cree. Si usted se dice un experto pero no lo cree, no se preocupe, los demás se darán cuenta de ello.

Una de las frases célebres que más me ha ayudado a superarme y entender la veracidad de este aspecto es la que dijo alguna vez Henry Ford: "Si crees que puedes o no puedes, estás en lo correcto". 

*El autor es instructor y consultor en Imagen Pública, experto en la creación y proyección de la Imagen Pública de empresas, marcas, servicios y altos ejecutivos. Es Comunicólogo por la Universidad del Valle de México y Maestro en Imagen Pública por el Colegio de Consultores en Imagen Pública y cuenta con un Diplomado en Creación de marcas poderosas.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002181