ALERTA »  La economía de EU crece 3.5% anual en el tercer trimestre, más a lo esperado por analistas

Columna invitada

Política china, foco rojo de la economía

Los escándalos en la élite china pesarán sobre el panorama económico, dice Gerardo Cruz Vasconcelos; la corrupción que se reveló con el caso de Bo Xilai ha sido matizado por el gobierno de ese país.

Por: Gerardo Cruz Vasconcelos* |
Miércoles, 10 de octubre de 2012 a las 06:02
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) —

El panorama de la economía global hacia la segunda mitad de 2012 y en 2013 dista de ser positivo. Varios factores delinean esta opinión:

1.    El lento crecimiento de la economía estadounidense en el contexto de un desequilibrio fiscal insostenible a mediano y largo plazo.

2.    Los problemas de la Eurozona, que no se limitan a la ausencia de crecimiento durante 2012-2013, sino que atañen al futuro del euro en el marco de las enormes dificultades para alcanzar la unión fiscal y bancaria entre los países miembros.

3.    La desaceleración del crecimiento en las economías emergentes, en particular China.

Sobre los dos primeros temas se ha escrito mucho en los meses recientes. Al respecto un punto parece claro, el crecimiento de la economía global no provendrá de los países industrializados. Esto nos obliga a analizar con cierto detalle las fortalezas y debilidades de China.

En un reciente artículo en el Financial Times, Gerard Lyons nos da una visión optimista de la trayectoria futura de la economía china. Su juicio puede resumirse en que, si bien China tendrá altibajos, su destino es el crecimiento económico. Los puntos clave de su análisis son:

- China tiene amplia capacidad de maniobra en política económica.

- Existe la necesidad de reformas económicas, entre las que destaca la ampliación y profundización de los mercados financieros.

- Se requiere una mayor flexibilidad del renminbi, en particular su ampliación como moneda para realizar transacciones internacionales.

Sin duda, los aspectos señalados son relevantes, y Gerard Lyons "traduce" su confianza en el Gobierno chino indicando que probablemente la economía reducirá su crecimiento en 2012 (alrededor del 8.5 %), para retomarlo un año después (9.5-10.5 %).

Un aspecto que no considera Lyons explícitamente es el relativo a los aspectos políticos. Al respecto, cabe mencionar el escándalo de Bo Xilai, hasta hace poco uno de los más fuertes candidatos a integrar el Comité Ejecutivo del Politburó chino: el Comité Ejecutivo, constituido actualmente por nueve miembros que se reducirán a siete a partir de este año, es el órgano supremo de la toma de decisiones del Gobierno chino.

Bo Xilai cayó en desgracia cuando su esposa, Gu Kailai, envenenó a un empresario británico (Neil Heywood). El crimen fue denunciado por el jefe de seguridad de Bo Xilai después de pedir asilo en el consulado británico de Chongquing, capital de la provincia en donde el político era jefe del Partido Comunista.

Más allá de este tortuoso aspecto digno de la pluma de Agatha Christie y su investigador, Hercules Poirot, el caso Xilai -en opinión de los entendidos en política china- revelaría dos aspectos de trascendencia:

- La lucha por el poder, en el seno de la élite gobernante china.

- La corrupción rampante en las altas esferas gubernamentales.

Por lo que se refiere al primer punto, el conflicto sería -para variar- entre los herederos de la vieja guardia de corte estalinista y los renovadores que detentan el poder. El resultado a la vista indicaría que la corriente renovadora se ha afianzado después de lidiar exitosamente con la posible amenaza representada por Bo Xilai, quien era un líder muy popular en Chongquing.

Por lo que se refiere al segundo punto, se comenta que la familia de Xilai, en particular la de su esposa, habría acumulado una fortuna de millones de dólares con la que tuvo algo que ver el empresario asesinado y socio de negocios de Xilai. El punto esencial, sin embargo, es el del obvio enriquecimiento de las élites chinas, lo que puede dar lugar a nuevas y fuertes disputas internas.

Estos factores, distintos a la conducción acertada de la política económica, seguirán constituyendo riesgos para el futuro de la economía china. Sin embargo hasta ahora, la élite gobernante ha demostrado su atingencia para la resolución de conflictos y para impulsar el crecimiento económico, lo que otorga confianza en el futuro de China durante los próximos años y en su papel de factor de expansión de la economía global.

*El autor es presidente del Comité de Estudios Económicos del grupo IMEF Monterrey.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0059WN