Empresas
Columna invitada

Netflix, un ascenso accidentado

Pese a que la firma ha repuntado en el Nasdaq, no hay un motivo fundamental para justificar el alza; la acción de Netflix está sobrevaluada, pues cotiza a 160 veces las ganancias estimadas para 2013.

Por: Paul R. La Monica* |
Viernes, 08 de febrero de 2013 a las 14:13

¡Qwikster, shmikster! ¡Netflix está de vuelta!

Las acciones de la empresa casi han duplicado su valor en lo que va de año y no están muy por debajo del nivel que tenían a mediados de septiembre de 2011.

Las personas que han conservado las acciones de Netflix desde aquellos días oscuros (en que elevaron sus tarifas, los suscriptores desertaban y se ideó el malogrado plan de rebautizar como Qwikster a su moribundo servicio de DVD por correo) estarán felices. La reivindicación pronto podría darse. ¿O no?

He escrito en varias ocasiones por qué creo que Netflix está sobrevaluada. Si quieres decirme que estoy equivocado y no sé de lo que estoy hablando, porque la acción ha seguido aumentando de valor, adelante. Pero no me retracto. Netflix cotiza a 160 veces las ganancias estimadas para 2013. Eso es insostenible.

Claro, los analistas han estado muy ocupados elevando sus pronósticos de ganancias ahora que la empresa ya no pierde suscriptores por un tubo. Sin embargo, cualquier inversionista que quiera comprar títulos de Netflix ahora, pensando que lo que hay por delante es un camino de rosas, debe observar cuidadosamente esta serie de gráficas.

Esto es lo que Netflix ha hecho este año.

 

Pero los inversionistas que se regocijan por la escalada de Netflix deben recordar que lo mismo ocurrió con la acción al inicio del año pasado. Hace exactamente un año, Netflix tocó un máximo intradía de un año hasta la fecha de 133.43 dólares.

 

En ese entonces, muchos analistas e inversionistas se apresuraron a declarar que lo peor ya había pasado para Netflix. Sin embargo, el 7 de febrero resultó ser el pico más alto para el precio de la acción el año pasado.

Las preocupaciones resurgieron en relación a cuánto dinero gastaba la empresa en la expansión internacional, el costo de asegurar nuevos acuerdos de contenido con las grandes compañías de medios, y la creciente competencia de empresas como Amazon, Apple, Redbox (la empresa conjunta de streaming de Verizon y Coinstar), y Hulu  (la empresa de vídeo en línea propiedad de los gigantes mediáticos News Corp., Walt Disney y Comcast).

Como resultado, el suelo bajo Netflix se cimbró en la primavera, y las acciones cayeron un pasmoso 60% a principios de agosto.

Ahora Netflix ha vuelto a recuperarse. La racha alcista de este año es meramente una extensión del alza que comenzó el pasado verano. Netflix tocó fondo en la esperanza de que los nuevos acuerdos de contenido, especialmente el gran convenio con Walt Disney, significaban que la compañía claramente se mantendría como líder en el mercado del streaming.

En fechas más recientes, los inversionistas se han entusiasmado con el hecho de que Netflix tiene su propio contenido para atraer a nuevos suscriptores, como el programa "House of Cards" de Kevin Spacey y el esperado regreso de "Arrested Development", la comedia de culto que Fox canceló después de tres temporadas.

 

 

Al revisar todas estas gráficas, rápidamente deberíamos caer en cuenta de que Netflix no es una acción para inversionistas. En realidad es sólo un título bursátil que podría ser la delicia de los ‘day traders' que vigilan muy de cerca la marcha de las cotizaciones. Netflix ha sido una acción volátil y probablemente lo seguirá siendo mientras sea uno de los objetivos favoritos de los vendedores en corto. Puede subir ante noticias modestamente buenas cuando los inversores bajistas se apresuran a comprar acciones para cubrir sus posiciones.

Y a menudo se mueve de forma misteriosa ante noticias que realmente no llegan a ser noticia. ¿El ejemplo más reciente? Hay esperanzas de que Netflix se sume al Nasdaq-100 una vez que Dell se desliste. Eso podría suceder. Pero en realidad Netflix estuvo en el índice el año pasado y se vio obligada a abandonarlo en diciembre a causa de la fuerte caída de sus acciones.

Bien, da un paso atrás y mira esta última gráfica sobre el desempeño de Netflix en los últimos tres años y pico. Incluso con el enorme rally que ha registrado en un año a la fecha, la acción todavía se encuentra muy por debajo del máximo histórico que alcanzó en julio de 2011.

Netflix puede muy bien volver a esas alturas algún día. Pero probablemente será un ascenso accidentado y mareante.

 

 

*Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva de Paul R. La Monica, colaborador para CNNMoney.com.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005FE3