ALERTA »  Pemex pierde 59,650 millones de pesos en el tercer trimestre

Columna invitada

Austeridad, obstáculo para las reformas

La austeridad y la reforma se contraponen, la primera debilita a la economía, dice Wolfgang Münchau; las reformas estructurales tienen costos a corto plazo, pero rinden frutos en el largo plazo, opina.

Por: Wolfgang Münchau |
Martes, 26 de febrero de 2013 a las 06:02

Financial Times — En Europa, la palabra 'reforma' es tan engañosa como ubicua. La escuchamos durante la campaña electoral italiana, cuando los políticos -como Mario Monti, el primer ministro saliente del país- fueron clasificados como prorreforma. Otros, el resto de la clase política italiana, han sido considerados antirreforma. Es como si la reforma se hubiera convertido en una cuestión de dogma religioso. Estás dentro o estás fuera.

¿Dentro o fuera de exactamente qué?, podría uno preguntar. ¿Qué es, exactamente, la reforma? Tras haber crecido en Alemania en los años 60 y 70, recuerdo a Willy Brandt, el canciller de Alemania Occidental durante algunos de esos años, hablando sin parar sobre las reformas. Para él, la palabra significaba más derechos para los trabajadores y un aumento en los pagos de asistencia social. Éste ha sido siempre el sentido en que primero la pienso cuando la oigo.

Una década más tarde, en el Reino Unido de (la ahora baronesa) Margaret Thatcher, la reforma se convirtió en sinónimo de privatización y desrregulación, y una reducción de los derechos de los sindicatos. Esto se acerca más al significado que tiene para la mayoría de las personas hoy en día.

Ciertamente, hay un argumento claro y positivo -aunque muchas veces exagerado- para cambios estructurales como la liberalización de los servicios, los cambios en los mercados laborales para ayudar a los trabajadores más jóvenes y las reformas en las pensiones para garantizar la solvencia fiscal a largo plazo. Estas reformas probablemente aumentarían el producto interno bruto de varios países por una cantidad no trivial pero desconocida.

Un ex editor de The Economist solía aconsejar a los periodistas jóvenes que "simplificaran, luego exageraran". Esto es exactamente lo que pasó con el debate sobre la reforma en Europa. Es posible que desees agregar "distorsionar" como un tercer elemento. La simplificación consiste en la idea de que existe un vínculo entre alguna vaga idea de reforma y éxito económico, medido en PIB per cápita. No existe tal relación.

Los países más ricos del mundo son los que tienen mercados laborales tanto liberales como regulados. El PIB per cápita en la altamente regulada economía francesa ha sido más alto que en el desregulado Reino Unido. El desempeño relativamente sólido de una Francia ampliamente sin reformar no elimina la necesidad de las reformas. Pero muestra que la relación es mucho más sutil que lo que los dogmáticos reconocen.

La exageración consiste en inflar el impacto real de las reformas cuando se produzcan. ¿La liberalización financiera ha mejorado realmente el crecimiento económico a largo plazo, o tal vez simplemente nos ha dado una burbuja inmobiliaria? La reforma al mercado laboral alemán realmente aumentó la productividad a largo plazo o estuvieron implicados otros factores?

Esta distorsión se ha vuelto aún peor recientemente, a medida que la reforma se ha fusionado con la austeridad. Cada vez que escuches a un funcionario europeo aplaudiendo las "reformas" de Monti, lo que realmente está alabando es su consolidación fiscal. En otras palabras, aplauden sus muchas políticas que redujeron el crecimiento económico, y no las pocas que pueden tener la oportunidad de aumentarlo un día.

La austeridad y la reforma son lo contrario una de la otra. Si eres serio acerca de la reforma estructural, te costará dinero por adelantado. Si deseas abrir tu mercado laboral a una regla de 'contratar y despedir', necesitarás políticas para lidiar con aquellos que son despedidos. Estos costos podrían superar los beneficios económicos de las reformas en el corto plazo, pero las reformas podrían dar frutos todavía en el largo plazo. Las reformas estructurales, si son hechas correctamente, no están hechas para la tarea de proporcionar austeridad.

Por el contrario, la austeridad -mayores impuestos y recortes en las inversiones del sector público- debilita la capacidad de la economía en el corto plazo, y posiblemente también en el largo plazo. 

Si tienes un desempleo juvenil de más del 50% durante un período prolongado, como ahora es el caso de Grecia, Italia y España, muchas de esas personas nunca encontrarán un buen empleo en su vida. Los economistas hablan de un llamado efecto de "histéresis", un daño económico permanente que no será reparado, incluso aunque haya una recuperación completa. La austeridad bien podría dejar una cicatriz económica y social en toda la zona euro.

A Italia y España les habría sido mucho mejor si hubieran ideado una lista de reformas estructurales dirigidas y de pago por anticipado y hubieran compensado posteriormente la consolidación fiscal. Cuando lo haces al revés, reduciendo la inversión y elevando los impuestos durante una recesión, nunca vas a salir del agujero, y perderás tu capital político en la austeridad, no dejando nada para las reformas.

Al poner la consolidación fiscal en primer lugar, la clase política también hizo una gran apuesta en contra de lo que hemos aprendido de la historia. Un alto funcionario italiano me dijo hace un tiempo que tenían la situación bajo control. Habría una ligera sacudida, pero la economía despegaría después. Estaba equivocado. Como confirmaron las previsiones de la Comisión Europea de la semana pasada, las economías del sur de Europa se están comportando como fue predicho por aquellos que pensaban que la austeridad debilitaría el crecimiento y que la utilización de la política monetaria para compensarla sería ineficaz.

No estoy sorprendido de que los electorados europeos estén rechazando esas políticas, y a los políticos que las producen. Esta noche sabremos cómo ha votado Italia. Mi corazonada es que no será una buena noche para los "austerianos".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005GT3