‘Gadgets’ vestibles enterrarán al iPhone

Estos dispositivos son la gran apuesta tecnológica, mientras se estanca la venta de ‘smartphones’; aunque el 90% de los proyectos podría fracasar, serán la base de productos novedosos.

Por: Heather Kelly |
Miércoles, 19 de marzo de 2014 a las 15:32
Los gadgets de mayor adopción se relacionan con el deporte, por lo que los relojes deportivos podrían tener éxito. (Foto: Getty Images)
Los gadgets de mayor adopción se relacionan con el deporte, por lo que los relojes deportivos podrían tener éxito. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

NUEVA YORK — El clímax de la revolución del smartphone y la tablet se está disipando y los consumidores y la industria de la tecnología necesitan una salida.

Aunque los dispositivos móviles siguen vendiéndose, las ventas están acercándose a un valle. Los aparatos más antiguos, como las PC, están en declive. Mientras tanto, la industria tecnológica se apresura en buscar cuál será el próximo dispositivo revolucionario.

Las grandes compañías están apostando fuerte por los dispositivos pequeños y vestibles.

Google anunció el martes una nueva versión de Android, su sistema operativo móvil, diseñada exclusivamente para dispositivos vestibles. Bautizado como Android Wear, el sistema operativo aparecerá primero en los relojes, y con el tiempo actuará como la plataforma de la empresa para todo tipo de dispositivos vestibles.

Estos gadgets representan una amplia categoría que puede incluir monitores de actividad física, gafas inteligentes, relojes inteligentes, ropa con sensores integrados, tatuajes e incluso pastillas ingeribles que recopilan datos mientras avanzan a través de tu intestino.

Artículo relacionado: El negocio tras la 'tecnología vestible'

La mayoría de los wearables no están creados para sustituir a los teléfonos inteligentes. En su lugar, funcionan como dispositivos satélites que acumulan datos útiles o retransmiten notificaciones desde un dispositivo móvil primario. Si tienen pantallas, pueden mostrar versiones simplificadas de las aplicaciones móviles.

Todos, las grandes empresas y las startups novatas por igual, han estado trabajando en sus propios diseños vestibles. La barrera de entrada al mercado es baja, gracias a los sensores baratos, el crowdfunding y el entusiasmo de los inversores de riesgo. Pero partir de un sistema operativo móvil existente como Android o iOS podría acelerar la adopción masiva, ya que los desarrolladores de aplicaciones pueden ajustar sus aplicaciones existentes en vez de crearlas desde cero.

Google puso a Apple entre las cuerdas con el anuncio de Android Wear (durante años han circulado rumores de que Apple está trabajando en su propio smartwatch, pero no ha sido liberado). Google indicó que está colaborando con fabricantes de equipos -como Samsung, LG y Motorola- para diseñar relojes que utilizarán el software Android.

Los dispositivos vestibles son una gran apuesta, una que seguramente implicará muchos fracasos iniciales. Google Glass, por ejemplo, comenzó como un emocionante producto futurista y se ha convertido en un sobrevalorado gadget de nicho con un problema de relaciones públicas (y aún está en fase beta).

Smartwatch

Los relojes inteligentes o smartwatches podrían ser menos polémicos, pero eso no significa que por el momento exista una demanda para ellos -o para muchos otros dispositivos-.

“En este momento hay una burbuja de publicidad y bombo alrededor de ellos”, afirma un analista de Forrester Research, J.P. Gownder.

Gownder predice que entre el 80% y 90% de los productos vestibles actuales fracasará, pero la categoría en sí tendrá éxito en el largo plazo. Los gadgets que sobrevivan acaso no se parezcan nada a los primeros experimentos que ahora vemos. Por ejemplo, las gafas inteligentes podrían ganar tracción en el sector empresarial y centrarse en las pantallas de realidad aumentada, mientras que los lentes dirigidos al sector consumo podrían perder fuelle.

Entérate: Google Watch te dará la hora este año

En 2014, 90 millones de dispositivos vestibles serán distribuidos en todo el mundo, según ABI Research. Las primeras historias de éxito son dispositivos pensados para los deportes, el fitness y el bienestar, y en una menor proporción el sector tecnológico de la salud. Según Joshua Flood de ABI, los dispositivos relacionados con los deportes han tenido un buen comienzo porque sus funciones y beneficios son claros.

En contraste, la utilidad de un reloj inteligente todavía es imprecisa. Con los sensores adecuados, los relojes pueden actuar como monitores de fitness. La adición de una pantalla le puede ahorrar al usuario un viaje a su bolsillo para mirar su smartphone. Los micrófonos y la tecnología de control de voz de Google pueden convertir a un reloj en un minúsculo dispositivo con algo parecido a Siri.

Pero ninguno de estos usos es precisamente revolucionario, y aunque la idea recibe mucha atención, todavía no existe un diseño de smartwatch que nos deje impactados.

Noticia relacionada: iWatch 'destapa'negocio millonario

“Aún no está claro si este tipo de dispositivo podrá abrirse para sí un mercado razonable”, dice Flood.

Empero, los relojes son objetos familiares para los consumidores, y podrían ser un dispositivo-puente necesario para pasar de los podómetros de lujo a un vestible más extraño para el consumidor.

“Algunos demandan un importante cambio social”, apunta Gownder de Forrester.

Algún día, un dispositivo vestible podría registrar tu paseo o el latido de tu corazón y actuar como una forma singular de identificación, similar a un sensor de huellas digitales. Al entrar en una tienda, podría transmitir la información sobre tu talla y gustos, y al salir podría cobrarte automáticamente.

Estos aparatos tal vez sean la gran ola tecnológica del futuro. Por ahora, los relojes representan el primer paso de una categoría en pañales.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0068MV