Invertir en Apple, una mina de oro

Inversores y fondos que se han enfocado en la acción de la firma han multiplicado sus ganancias; la inversión de 200,000 dólares de una pareja en 2004 les ha pagado un retiro de ensueño de 3 mdd.

Por: Jon Birger |
Lunes, 10 de diciembre de 2012 a las 06:00

NUEVA YORK — Simplemente pensar en la cartera de Terry y Jeanne Gregory puede ser un poco atemorizante. Los Gregory, una pareja de jubilados que actualmente vive en Honolulu, tienen básicamente sus ahorros de toda la vida -alrededor de 2.5 millones de dólares- invertidos en una sola acción: Apple Inc.

El amorío de los Gregory con Apple desobedece abiertamente todo el asesoramiento de inversión impartido por revistas como ésta y por los estrategas de inversión tradicionales. Ningún inversor -y menos un jubilado cuya cartera debe estar orientada hacia los ingresos y la preservación de la riqueza, no hacia el crecimiento y la toma de riesgos- debería tener todo su dinero invertido en una sola acción. ¿Cierto?

Bueno, antes de señalar a los Gregory como tontos, hazte las siguientes preguntas. ¿Vives en un condominio de lujo de 650,000 dólares a tiro de piedra de la playa de Waikiki? ¿Tienes las habilidades, la convicción y la paciencia para convertir una inversión de 200,000 dólares en 2004 -en una acción aparentemente pasada de moda con una participación de mercado de sólo 3%- en una ganancia anticipada de casi 3 millones de dólares que financió una jubilación anticipada de ensueño?

"Todos los consejos eran diversificar, pero en nuestra experiencia, la diversificación no funcionó realmente", dice Jeanne Gregory, de 62 años, quien al igual que su esposo, Terry, de 58 años, se jubiló de la industria de la publicidad. "La diversificación", añade Terry, "podía ser buena para preservar nuestra riqueza, pero necesitábamos que nuestra riqueza creciera".

Los Gregory no están solos. Tableros de mensajes en línea como los de MacObserver.com, el Apple Financie Board de ProBoards, y los foros de inversores en el sitio web de Braeburn Group están llenos de obsesivos de Apple que orgullosamente admiten tener todo o la mayoría de su dinero en Apple.

Para muchas de estas personas, invertir en la acción -y mantenerse al tanto de la compañía (a menudo durante horas al día)- no es sólo una actividad económica. Es un llamado supremo.

"Apple no es sólo un fabricante de aparatos o dispositivos digitales", dice el inversionista de Apple Robert Paul Leitao, director de operaciones de una iglesia católica en Burbank, California, y también fundador del grupo de analistas independientes de Apple Braeburn Group, un sitio web que Leitao nombró en honor a una variedad de manzana con "sabor elegante y complejo". "Creo que el diseño y la funcionalidad de los productos de Apple apelan a la dignidad de la experiencia humana".

Hace diez años no había ni un solo fondo de inversión que contara a Apple como su principal tenencia, según Morningstar. Hoy en día hay 683, es decir, uno de cada ocho fondos. Algunos de los fondos invierten casi tan exclusivamente en Apple como las reglas del IRS para la diversificación de fondos de inversión lo permiten. Hay 12 fondos con un 20% o más de sus activos en Apple.

Ahora hay un fondo de cobertura únicamente de Apple -Bullish Cross Asset Management, que cotiza tanto en acciones como opciones de Apple- dirigido por Andy Zaky, analista independiente de Apple y colaborador de Fortune.com.

¿Por qué tanto fervor? "Es una acción emocional", explica el analista de Bernstein, Toni Sacconaghi. "La gente se emociona con el nuevo producto. El flujo de noticias sobre la capacidad de los nuevos productos que se están vendiendo intensifica la emoción, lo que afecta el comportamiento de compra". Los administradores profesionales de dinero quedan atrapados tan fácilmente como los inversionistas individuales. "Ellos tienen iPhones y iPads", dice Sacconaghi. "Van a las tiendas y ven las filas masivas. Realmente no puedes hacer eso con, por ejemplo, software empresarial".

Para los que tienen la fortaleza para poner todas sus manzanas en esta canasta, la acción ha sido creadora de una riqueza fabulosa. En algún momento de este año, Apple fue responsable del 17% de las ganancias de todo el Standard & Poors 500, según Sacconaghi. En los últimos 10 años, la acción ha subido aproximadamente 7,800%, frente al 54% del S&P 500. Una inversión de 50,000 dólares en Apple en diciembre de 2002 valdría 3.9 millones de dólares en la actualidad.

Las ganancias a más corto plazo de Apple han sido casi tan impresionantes porque han llegado en un momento en que el mercado en general ha caído. Considerando que una inversión de 50,000 dólares en el S&P 500 en diciembre de 2007 se ha reducido a 46,000 dólares (excluyendo dividendos), la misma inversión en Apple tendría un valor de 144,000 dólares en la actualidad.

Por supuesto, esa última cifra habría sido aún más grande -cerca de 180,000 dólares- hace unos meses, antes de la caída en picada de Apple de 702 a 560 dólares por acción.

La reciente ola de ventas es sin duda un punto de inflexión para la acción. La pregunta es: ¿Hacia dónde? Los escépticos lo ven como el principio del fin de la increíble racha de Apple: "El pastel está casi horneado", afirma el analista de Nomura, Stuart Jeffrey.

Sin embargo, para los verdaderos creyentes, es un regalo de Navidad adelantado, la mejor puerta de entrada para los cazadores de gangas de Wall Street. La relación precio/ganancias de Apple de 13 puntos está cerca de un mínimo de 10 años, y Apple tiene ahora una valoración más baja que sus pares con gran capitalización y con un crecimiento de ganancias muy inferior como Wal-Mart (relación precio/ganancias de 14), Coca-Cola (20), Pfizer (19) y Qualcomm (18).

La acción está tan barata que Mark Mulholland, gerente de cartera del fondo Matthew 25 ha aumentado su posición de Apple a pesar de que ya tenía una posición del 18% en la acción antes de la caída. "Es increíble", dijo Mulholland cuando la acción cayó por debajo de 550 dólares. "Estoy muy emocionado de ser capaz de obtener los títulos de Apple en este nivel".

Terry y Gregory Jeanne están quedándose con Apple también. Ellos y otros inversores centrados en Apple que entrevistamos dicen que los medios de comunicación han exagerado los tropiezos recientes de Apple, que incluyen la vergüenza del Apple Maps en el iPhone 5, una caída de ganancias en octubre, y las salidas del jefe de software iOS Scott Forstall y del jefe de Apple Store John Browett.

"Que a Apple le vaya bien no es noticia. Sólo que le vaya mal es noticia", dice Terry, quien agregó que en realidad prefiere la nueva aplicación Apple Maps que Google Maps.

Si los Gregory parecen escépticos acerca de la prensa financiera, tal vez es porque oponerse a lo establecido es el modo en que se hicieron ricos con Apple en primer lugar.

En 2004, heredaron alrededor de 200,000 dólares después de la muerte de los padres de Jeanne. En ese momento, tanto Terry como Jeanne trabajaban en un nicho de la industria de la publicidad -la producción tipográfica y de impresión- que amenazaba con volverse obsoleta en el mundo de la impresión digital y la publicidad en línea. Ellos sabían que no tenían mucha seguridad en su empleo, y los rendimientos que habían estado ganando en los fondos de inversión en su plan de retiro 401(k) eran decepcionantes.

"Mi sensación era que sería mejor poner todo en una acción que pensáramos que iba a funcionar bien en lugar de repartirlo", dice Jeanne. "No eramos exactamente ningunos niños en ese momento, y estaba claro que no íbamos a tener esta cantidad de dinero para invertir de nuevo. Teníamos que hacer que valiera la pena".

Tanto Terry como Jeanne habían utilizado las computadoras de Apple en las agencias de publicidad. "Apple ha cambiado nuestra industria en su conjunto", dice Terry, notando como cada año los equipos parecían volverse más pequeños y más innovadores.

Los Gregory ya eran fanáticos de Apple cuando el iPod Mini salió en 2004, convenciendo a Terry en particular de que el énfasis de Apple en la miniaturización sería una ventaja estratégica.

Jeanne imprimió alguna información sobre la nueva versión del iPod y luego hizo una visita a su oficina de correduría local, con la esperanza de obtener consejos de expertos sobre si Apple era la mejor inversión para ellos. No hubo suerte. Su agente sólo quería hablar sobre los nuevos fondos y servicios de cuenta que su correduría estaba vendiendo.

Terminaron comprando acciones de Apple en 30 dólares por acción, y se han apegado a ellas desde entonces, vendiendo acciones solamente para pagar su departamento de Honolulu y para vacaciones. Pasan una o dos horas cada mañana leyendo y discutiendo las últimas noticias de Apple, pero nada de lo que han leído hasta la fecha ha sacudido su fe.

"¿Recuerdas esa escena en Tienes un email cuando Maureen Stapleton le confía a Meg Ryan: ‘Soy muy rica: Compré Intel en 6 dólares'?" dice Jeanne. "Bueno, a veces siento como que eso somos nosotros".

Apple hizo a Robert Paul Leitao un millonario, casi toda su cartera de inversión de 1.5 millones de dólares se encuentra en Apple. Pero Leitao parece recibir casi tanta satisfacción de las ganancias inesperadas relacionadas con sus lectores del Braeburn Group como de sus propias ganancias. "Recibo correos electrónicos que son verdaderamente conmovedores", dice, "la gente sólo quiere darme las gracias por haberles dado la convicción de permanecer en la acción de modo que ahora tienen el dinero para pagar la educación universitaria de sus hijos".

Su conexión emocional con la historia de Apple tiene sentido considerando la historia de cómo llegó a invertir en la Bolsa. Cuando el padre de Leitao falleció hace 26 años -25 años se cumplieron el día anterior a la muerte de Steve Jobs-, él heredó la vieja MacPlus de su padre y terminó usándola para escribir el discurso para el funeral de su padre. Leitao considera ese panegírico "la cosa más conmovedora y más desafiante" que jamás haya escrito, y le da crédito a la propia Macintosh por inspirarlo.

Como padre soltero en aquel entonces, Leitao comenzó a almacenar dinero para comprar acciones de una empresa que, para muchos externos, incluyendo a su propio corredor de Bolsa, parecía estar yéndose por el caño. "Justo antes de que Apple comprara NeXT y anunciara que Steve Jobs iba a volver, recibí una llamada de mi agente", dice Leitao. "Él estaba tratando de venderme algunas otras acciones, y yo le dije que quería seguir con Apple. Él se indignó y me dijo que tendría que afrontar las consecuencias y aceptar que la historia de Apple había terminado".

Al igual que los Gregory, Leitao y su familia tienen una gran cantidad de productos Apple en su casa: iPods, iPhones, iPads, y "más Macs que personas". Para él, todo está interrelacionado. "Investigo todos los productos de la misma manera en que investigo las finanzas. Constantemente estoy comprobando y volviendo a comprobar la lógica detrás de mi decisión de inversión".

Pero su tesis para poseer la acción se basa en gran parte en algo que es, básicamente, no verificable. "Todos estamos más o menos apostando a la capacidad de Apple para seguir innovando", dice Leitao. Él piensa que el crecimiento de ventas del iPhone podría llegar a un pico en un año más o menos, lo que significaría que Apple tendría que, en palabras de Leitao, "irrumpir en un nuevo mercado con el fin de mantener los niveles actuales de ingresos y crecimiento de las ganancias".

Ahora que Apple tiene casi 500 millones de suscriptores de iTunes, él conjetura que el nuevo mercado será el contenido de vídeo. Pero eso implicaría desafiar el dominio de las compañías de cable en la televisión convencional. "Yo no pretendo ser clarividente", dice. "Simplemente tengo fe en la capacidad de Apple para innovar".

Es una fe semiciega compartida por los inversores institucionales que también poseen estas acciones. "Han actualizado muchos productos este año, la pregunta es: ¿Qué es lo que han planeado para el 2013?" dice Malcolm Fobes, gerente de cartera del fondo Berkshire Focus, que tiene una posición de 23% en Apple. Fobes considera a Apple - que posee desde 2004- un "santo grial" de las acciones que ofrece tanto baja valoración como alto crecimiento de los ingresos. "Hay mucha habladuría acerca de la televisión, pero creo que ése es un movimiento en una dirección equivocada. Creo que va a ser algo que nunca hemos visto antes".

Curiosamente, el inversor centrado en Apple con más profundas dudas acerca de la capacidad de la empresa para surgir con la próxima gran cosa es el que tiene el objetivo de precio más agresivo para la acción. Andy Zaky, analista independiente de 33 años de edad y administrador de inversiones en Bullish Cross, espera que Apple llegue a los 2,000 dólares por acción dentro de cinco años. A ese precio, Apple tendría una capitalización de mercado de cerca de 2 billones de dólares.

Para Zaky, abogado de profesión, la historia de Apple es básicamente una historia del iPhone. A nivel mundial, los teléfonos inteligentes representan alrededor del 30% de las ventas de teléfonos móviles, el doble de la participación de mercado de hace un año. Debido al rápido crecimiento del mercado de los teléfonos inteligentes -la tasa de penetración ya ha superado el 50% en Estados Unidos- se espera que las ventas anuales del iPhone aumenten de 65 millones de unidades por trimestre a 200 millones de unidades en cinco años. El crecimiento de los ingresos resultante, predice, impulsará a las acciones a 2,000 dólares por acción.

"Ahí será cuando Apple llegue a un pico", dice Zaky. "Lo que se pretende es que no haya otro mercado que Apple opere en el que pueda producir un nivel de ingresos cercano al de los teléfonos inteligentes. El mercado de la televisión, por ejemplo, es una fracción del de los teléfonos inteligentes en términos de los ingresos totales".

Zaky piensa que es "obvio" que Apple llegará a los 2,000 dólares por acción y luego entrará en una planicie, y la compañía seguirá disfrutando de recurrentes (aunque no sustancialmente crecientes) ganancias a partir de la venta de nuevos iPhones y iPads. Presumiblemente, la acción de Apple a 2,000 dólares sería casi tan buena para el negocio de Zaky como para su propio portafolio exclusivo de acciones de Apple. Aparte de su negocio de gestión de activos, Zaky tiene 750 suscriptores a su boletín en línea de noticias de Apple, que cuesta 2,400 dólares al año.

Pero nada es realmente evidente cuando se trata del futuro de la tecnología. Sacconaghi, que tiene un precio objetivo de 800 dólares a 12 meses para Apple, cree que iCloud, iTunes, y la base de clientes de App Store reduce el riesgo de que los usuarios existentes migren a una tecnología competidora: "Esto significa que más compradores serán compradores que repiten, lo que hace más difícil que las ventas caigan repentinamente".

Es evidente que la mayor amenaza para Apple es ahora la plataforma de teléfonos inteligentes Android de Google. Por su parte, los Gregory insisten en que no están preocupados. "Apple es como las líneas de moda de alta costura presionando los límites del diseño", dice Jeanne. "Android es una imitación".

Tiene razón, por supuesto. Pero por otro lado, Windows de Microsoft también era una imitación.

Este artículo es de la edición del 24 de diciembre de 2012 de Fortune.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CN3
recomienda
Patrocinado por