La próxima revolución en la nube

Las supercomputadoras se han vuelto cada vez más poderosas y exigen un mejor tipo de software; los programas de alta potencia para la gestión en nube serán de vital importancia para las empresas.

Por: Shelley DuBois |
Jueves, 31 de enero de 2013 a las 06:02

¿Recuerdas a Titán? No, no es el equipo de fútbol que está de vuelta. Es la supercomputadora que generó titulares en noviembre pasado por ser clasificada como la más rápida del mundo. Titán puede procesar tantos cálculos que tiene un poder de procesamiento equivalente a 500,000 laptops.

Todo ese poder informático no sirve para nada sin un software capaz de gestionarlo. El software es uno de los principales factores -aunque a menudo uno olvidado- en el futuro de la computación de alta potencia. Será algo cada vez más importante para las empresas de todo tipo a medida que más y más productos y servicios se mueven hacia a la nube. "La línea entre la informática de alto rendimiento y la nube se está difuminando", dice Rob Clyde, presidente ejecutivo de Adaptive Computing, una empresa que desarrolla software para incrementar la eficiencia de las supercomputadoras y de los servidores basados en la nube. Este miércoles, Adaptive reveló que desarrolló el software que aumentó la eficiencia de la Titán desde 70% a aproximadamente 95%. El software utilizado para potenciar a la Titán es similar, dice Clyde, al software que optimiza la nube.

Eso es importante porque a medida que la potencia informática se vuelve más y más fuerte, el mayor reto será pasar de incrementar la fuerza bruta de procesamiento a optimizar los sistemas que ya tenemos. "Nos estamos moviendo hacia un mundo donde la informática es casi indistinguible de ser infinita", dice Aaron Levie, presidente ejecutivo de la firma de almacenamiento en nube Box. "Las herramientas para gestionar esa informática se están convirtiendo en el próximo limitante". Levie dice que Box dedica a decenas de empleados a pasar sus días reflexionando sobre este único problema.

Hay un mercado creciente para sistemas que gestionan computadoras, dice Levie, y esa tendencia continuará. Una rebanada de la economía tecnológica emergerá a medida que el mercado comience a exigir sistemas que gestionen los sistemas que gestionan a las computadoras, y así sucesivamente. "Ahora estamos en una nueva meta capa de este problema. Después de esto, habrá una nueva meta capa por encima de ella hasta que nosotros, como seres humanos, seamos obsoletos", dice Levie, parte en serio, parte en broma.

Este tipo de software debería ayudar a las empresas a prestar mejores servicios a los consumidores. Por ejemplo, dice Clyde, observa a una firma que ofrece un servicio de reconocimiento de voz que es impulsado con programas en la nube. Si la empresa respalda el servicio con un software que priorice a las tareas de manera eficiente, el servicio encontrará las palabras más rápido. Los consumidores aman la velocidad.

Este software aparentemente remoto tiene otra gran ventaja: Aumentará la accesibilidad a la potencia informática masiva en la nube. "Hace treinta o cuarenta años, básicamente tenías que construir un servidor central (mainframe) para ejecutar cálculos complejos", dice Levie. Los mainframes cuestan decenas de millones de dólares. "En la actualidad, puedes simplemente ejecutarlo en un trabajo virtual en la nube de alguien más. Literalmente, sólo pagas por la cantidad de informática que utilizas en un período muy discontinuo". Un software aún mejor, una mejor gestión de la nube, permitirá a cada vez más personas explotar su potencia computacional.

Eso le dará a las empresas la capacidad de innovar en torno a los descubrimientos realizados a partir de la ejecución de programas involucrados sin acabar en bancarrota en el proceso. Eso, a su vez, permitirá a las empresas ofrecer mejores servicios. Esto, por supuesto, hasta que los ordenadores nos vuelvan inútiles.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005ESZ