Columna invitada

Galaxy Gear: precio alto, beneficio bajo

El ‘smartwatch’ de Samsung ofrece lo mejor de un celular, pero sin otros beneficios: Adrian Covert; una deficiencia es su pobre oferta de aplicaciones, que sólo incluyen un reloj y una agenda.

Por: Adrian Covert |
Viernes, 04 de octubre de 2013 a las 06:04

El reloj inteligente de Samsung, ofrece un vistazo al futuro. Desafortunadamente, todavía no está listo. Para ser un reloj, el Galaxy Gear tiene una tecnología bastante impresionante.

Con una pequeña pero útil pantalla de 1.6 pulgadas, cuatro gigabytes de capacidad de almacenamiento, una batería con duración de 24 horas, una cámara de 1.9 megapixeles, una bocina y un micrófono. Esencialmente, Samsung redujo un teléfono lo suficiente hasta que pudo ser funcional como un reloj de pulsera.

Realiza varias de las funciones de un smartphone: actualizaciones de texto y de calendario, tiene apps, toma fotografías e incluso permite hacer llamadas.

Sin embargo, el Galaxy Gear no es un reemplazo para un smartphone. De hecho, todavía se necesita un celular o una tablet para usar la mayoría de sus funciones. Para complicar más las cosas, el Galaxy Gear sólo trabaja con dos dispositivos: la Galaxy Note 3 y la última edición de la Galaxy Note 1.1. No incluye el altamente popular teléfono Galaxy S, pese a que Samsung ha dado pistas de que pronto podría relacionarse.

Sólo porque las funciones del Galaxy Gear lo asemejan a un teléfono, no lo hacen uno particularmente bueno.

Puedes hacer llamadas, pero sólo en el altavoz, y tienes que poner tu muñeca a cierta distancia de tu boca para que el micrófono reconozca tu voz. La bocina es potente en un ambiente tranquilo, pero puede tener interferencia en un entorno ruidoso.

Más información. Galaxy Gear, un buen intento de Samsung

También puedes dar órdenes al teléfono con tu voz, pero la función aún es ineficiente. Puedes utilizarlo para poner una alarma, enviar un mensaje, hacer una llamada o revisar el clima. Pero eso es casi todo lo que hace. Para utilizar el manos libres aún se requiere mucho movimiento manual.

La cámara no está tan mal para lo que es, pero a veces me pregunto cuál es su propósito, considerando que aún se debe llevar un teléfono con una mejor cámara. El Galaxy Gear no es más rápido al tomar fotografías y al estar atado a la muñeca da menor libertad para fijar un buen ángulo.

La pantalla supuestamente se enciende cuando se mueve la muñeca para mirar el dispositivo. Sin embargo, se suele prender ante distintos movimientos del brazo.

La selección de aplicaciones también es desafortunada. Evernote permite subir fotos y mirar la lista de pendientes y Samsung ofreció varias apps genéricas, incluyendo un reloj y una agenda, pero eso es básicamente todo.

El Galaxy Gear no es una pieza muy atractiva para llevar en el brazo. Es en parte utilitaria y llamativa.

El reloj inteligente también ofreció algunos puntos buenos. El procesador interno es rápido y la pantalla responde con eficiencia. La batería duró 24 horas y un poco más, suficiente si se tiene otro dispositivo al cual se le debe cargar la pila a diario.

La conexión entre el teléfono y el reloj es sólida como debe de ser. Las notificaciones llegaron en tiempo real. Aun si no te cambia la vida totalmente, tener actualizaciones frecuentemente sin sacar el teléfono es razón suficiente para tener un Galaxy Gear.

Sin embargo, el aparato hace casi lo mismo que un teléfono. Tener un Galaxy Gear es como tener un ama de llaves que sólo saca la basura: es un precio alto por algo que no da mucho beneficio adicional.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005XS1
recomienda
Patrocinado por